VIVE LA VIDA PERFECTAMENTE DESCONTROLADA


“Descontrol: dícese de la falta de control, de orden o de disciplina”

Socialmente cuando utilizamos la palabra descontrol la asociamos a algo negativo. Damos por hecho que las cosas están bien cuando están controladas o bajo control. En Mencanta ‘Historias’ queremos desafiar esta convención social y demostrar que el descontrol puede ser positivo.
La historia que os contamos a continuación, es el vivo ejemplo de que tenerlo todo ‘perfectamente descontrolado’ puede ser una opción maravillosa.
En esta historia María nos da una lección de vida. A sus 35 años tenía planes de boda y estaba en tratamiento de fertilidad. Su vida era tranquila y todo avanzaba según lo planeado. Sin esperarlo, un mes antes del enlace su pareja decidió acabar con todo. En un primer momento, María se sintió hundida, todos sus proyectos se habían derrumbado y ya nada tenía sentido. Pero esa sensación no le duró mucho tiempo. Se dio cuenta de que la vida no es una secuencia de planes que se deben ir cumpliendo en plazos determinados. Se dio cuenta de que la vida es un divertido vaivén. Ahora, un año después, María lo tiene ‘todo perfectamente descontrolado’, así lo dice su sudadera. Porque sin una rutina diaria, está disfrutando de su libertad, de su soledad, se está conociendo a sí misma, está conociendo gente, está viajando, está amando la naturaleza... Está VIVIENDO el presente. Con su historia, María nos quiere transmitir que la vida es maravillosa, y que a pesar de los baches o las dificultades, hay que seguir adelante porque cada día es un regalo y los regalos hay que valorarlos y disfrutarlos.
Este ‘pequeño’ gesto de María, el compartir sus experiencias y darnos sus consejos, puede que ayude a muchas personas que se encuentran en la misma situación en la que ella se encontraba hace un año. Gracias María.
Pequeños gestos pueden cambiar tu vida y la de quienes están a tu alrededor. Eso es el #EfectoMencanta ¿Os sumáis a él?

Recordad, la vida es como un espejo: te Sonríe si la miras Sonriendo. 

Si tú también quieres compartir tu historia puedes mandarla a eva@mencantabrand.com