YA NO TIENES EXCUSAS PARA SER SOLIDARIO


“Solidaridad: dícese de la adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles.”

En palabras de Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”. Como sabéis, en #Mencanta creemos firmemente en esta filosofía y estamos convencidos de que los pequeños gestos pueden lograr un gran impacto, por lo que recientemente nos hemos volcado para tomar parte en algunos proyectos solidarios y expandir el #EfectoMencanta a aquellas personas que se encuentran en situaciones difíciles. Concretamente, hemos tenido la increíble oportunidad de colaborar con la Fundación Diversión Solidaria, una asociación sin ánimo de lucro que también apuesta por el poder de las sonrisas como terapia, con la que hemos creado la Camiseta Solidaria.

Hoy en nuestro blog “Historias”, hablaremos de una de esas historias que nos emociona e inspira a seguir creciendo día a día como proyecto y como personas, una historia que ha llegado a nosotros gracias a esta Camiseta Solidaria.

Su protagonista es Bárbara, una maestra de educación infantil cuya pasión y amor por los niños va mucho más allá de su trabajo. Desde hace años, Bárbara es voluntaria en el Proyecto Malala de la Asociación Ampara, un proyecto cuyo objetivo es dar una oportunidad a los niños de entre 0 y 3 años que viven en prisión con sus madres: una oportunidad de jugar, aprender, reír y en definitiva, de ser niños. Su propuesta se centra en realizar diferentes actividades y salidas fuera del centro penitenciario que permitan a estos niños vivir unas experiencias lúdicas positivas y desarrollar con mayor normalidad actividades necesarias para su correcto desarrollo físico, emocional y social.

En palabras de la propia Bárbara: “Son niños que tienen  circunstancias diferentes, pero son felices y me encanta formar parte de su felicidad. Yo vivo enamorada de ellos, más bien del sonido de su risa cuando jugamos con ellos. Para mí, el poder ser testigo de cómo se ríen, ser cómplice de  sus  juegos, testigo de sus primeros pasos y  palabras  es todo un regalo y, sin suda, tal y como dice la camiseta, su sonrisa es mi mejor terapia cuando las cosas se complican.”

Desde el equipo de soñadores de #Mencanta, queremos daros las gracias a todas aquellas personas que,como Bárbara, convertís nuestros mensajes en una realidad tangible en nuestro día a día.


¡Sois vosotras las que hacéis del #EfectoMencanta una realidad!

 

Si tú también quieres compartir tu historia puedes mandarla a info@mencantabrand.com